HOMENAJE 9 - CAROL ANNE PLANT


Carol Anne Plant fue, y siempre lo será en nuestro corazón, una mujer moderna y tremendamente innovadora para su tiempo.

Se crio en una pequeña granja al sur de Inglaterra, en Devon, rodeada de sus padres y hermanos.

Obtuvo muchos premios como esquiladora. Quizá fuera ese el inicio de su amor por la lana.

Siendo muy joven, decidió recorrer Europa y los Países Nórdicos sobre su moto Lambretta,

Pasó algunos años viviendo y trabajando como profesora de inglés en las tierras del norte. Fue allí donde descubrió el “punto nórdico” y su amor por la confección de esos tejidos.

Su espíritu libre e inquieto la trajo hasta España. Aquí la recibieron con los brazos abiertos y con una multa por llevar pantalones. ¡No todo iban a ser alegrías! Pero nada le impidió seguir disfrutando de la vida y enamorarse de Pablo, con quien tuvo dos hijos.

No satisfecha con su multa por vestir “ajena al decoro de tiempos pasados”, tomó la delantera a otras mujeres, siendo de las primeras en solicitar y conseguir el divorció.

Acabó una etapa, pero su historia aún tenía muchas líneas por escribir.

Años después, conoció a Peter, un caballero británico asentado en Madrid y juntos construyeron una familia y tuvieron dos hijos.

En España reanudó su trabajo como profesora de inglés especializada en el mundo del motor, su otra pasión.

En los años 90, tras varias operaciones de cadera, se compró su primer 4x4.

Los que la conocían sabían que, si no estaba con sus clases de inglés o conduciendo su 4x4, la podían encontrar tejiendo y confeccionando magníficos atuendos para el teatro amateur en el que colaboraba.

Cada fin de semana realizaba rutas increíbles al volante de su vehículo. Fue una mujer muy admirada en el mundo del 4x4, destacando su entusiasmo y su gran pasión por los terrenos agrestes.

Con el tiempo, las caderas volvieron a pasarle factura y tuvo que cambiar sus prótesis. A pesar de tener una minusvalía reconocida y de ver mermada, poco a poco su movilidad, su determinación y ganas de seguir disfrutando de la vida la hacían sacar fuerzas para continuar adelante con sus aficiones.

En 2006 se embarcó en un nuevo proyecto y comenzó a colaborar con un orfanato en Mauritania, al cual bajaba una vez al año en su 4x4 , atravesando Marruecos y su extenso desierto, con el coche cargado de enseres para mejorar la vida de los niños que vivían en el orfanato.

En su último viaje, recorrió Islandia al volante de un 4x4 y tomó la decisión de dedicar más tiempo a su adorado “punto nórdico”.

Asistía a todos los mercadillos de artesanos de Madrid y llegaba a realizar una prenda diaria, a pesar de su mermada movilidad. Nada la impidió seguir siendo una mujer incombustible y de espíritu luchador.

Nuestra querida Carol Plant falleció repentinamente al principio de la pandemia. Un tumor cerebral la hizo poner fin a esta maravillosa aventura.

Sus hijos han donado a nuestra asociación su lana, muchos de sus trabajos y algunos de sus tejidos. Ellos han querido que el amor que su madre ponía en cada prenda llegue a las personas que más lo necesitan.

“Que la pasión e ilusión que nuestra madre puso durante toda su vida sigan vivas en estas prendas”


231 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo